Home / Gastronomia

A LA CARTA: KILÓMETRO 0

Publicada el 28/01/2019 por Juan Antonio Eymin

Objeto de deseo del empresariado y la socialité capitalina, busca afianzar su cocina en el circuito gastronómico de nuestra capital.



Fue tanto el revuelo que causo la apertura – el año 2009- del hotel W, que muchos pensaron que el edificio, los restaurantes y tiendas que estaban ligadas a la dirección del hotel, pertenecían de algún modo a este moderno y exclusivo establecimiento.


No pocos sacaron provecho de la situación. aunque muchos pensaron lo contrario. Le pasó al KM 0, un bistró alojado en el soleado subterráneo (-1), que, desde un inicio, a pocos meses de inaugurado el hotel, abrió sus puertas y causó sensación entre su clientela, muchos de ellos grandes empresarios y políticos ya que su ubicación y discreción fue fundamental.


Con un trabajo de relaciones públicas destinado a altos empresarios y la socialité burguesa, el lugar ha logrado seducir a una exigente clientela con una carta en la que destacan las preparaciones con pescados y mariscos frescos, de la mano del chef AndreNweh, de origen libanés, y la dirección de Antonio Fernández, uno de los socios de este bien instalado restaurante que destaca por su altura, luminosidad, arquitectura, diseño y funcionalidad. Una enorme carta de vinos que prácticamente cubre las paredes de este lugar, da la bienvenida a este lugar, que por cosas del destino y de su categoría, nunca fue parte importante del circuito gastronómico capitalino, a pesar de su gran convocatoria.


Como en un club, acá pareciera que todos se conocen. Incluso varios de sus clientes tienen su mesa favorita y asignada. Los viernes (el día de mi visita), un gran mesón con ostras y mariscos recibe a sus comensales o público que pasa por el sector. Vino blanco y espumosos para hacer esta jornada un imperdible, que luego continuamos en una mesa, cómoda y bien dispuesta, con un grato servicio de sus camareros.


La carta (o lo solicitado), con sabores y sinsabores, Su tabla de mar (para compartir y que contenía salmón, jaiba, ostras y otros placeres marinos, daba la sensación de haber esperado horas para ser presentada. Por su precio ($29.000 para dos personas), deberían tener especial preocupación por este plato, ya que se sabe que la esencia del restaurante son sus pescados y mariscos. Bastante mejor recepción tuvo un Tártaro de carne ($8.700), de gratos sabores y aliñado en la cocina.


Buenos fondos. El Confit de pato ($12.000), bien cocinado, gustó tanto como el Risotto de locos al azafrán ($12.400), de grato sabor y calidad, a sabiendas que no se trata de la receta tradicional de un risotto, ya que sería más ético llamarlo “meloso”, una acepción española para un arroz “caldúo”.


Otro fondo fue un Fricasé de camarones ($11.500), con papas y huevo frito, que poco y nada se puede decir, ya que aún existen amantes de los camarones ecuatorianos, que tienen un sabor similar al Trupán, como bien dice el cronista Esteban Cabezas. Incluso me apoyo en otro cronista (Carlos Reyes) que dice: “No es que los platos fueran malos, sino todo lo contrario. Pero la falta de sazón, la poca chispa de los platos de cocción lenta o sus carnes frías, dejaron una sensación de parquedad en el paladar. Un poquito de enjundia, unos miligramos más de pimienta o una pizca de sal, faltaron para declararlo espacio grato 100% recomendable.”


El servicio y el ambiente supera la cocina escogida. Buenos vinos por copa y excelente Oporto para finalizar la jornada. En su justa medida es un buen restaurante, pero dada su larga carta de especialidades, es posible cometer errores de ejecución. Si fuese un club, todo estaría permitido, pero cuando se entra a competir con un largo listado de restaurantes que están a su nivel, es necesario ajustar algunas piezas en la cocina, que a la larga son los detalles que hacen grande a un restaurante.

 

Kilómetro 0

Isidora Goyenechea 3000, Las Condes

Teléfono: 22245 7077

 

*Juan Antonio Eymin es cronista gastronómico y fundador de Lobby, la primera revista destinada al sector hotelero y gastronómico de Chile. En la actualidad sus comentarios pueden ser leídos en varias publicaciones. Su independencia le da la libertad necesaria para aconsejar a sus lectores, por eso donde va gusta destacar lo bueno y lo malo.



Comenta esta nota: