Home / Gastronomia

A LA CARTA: EL TRIÁNGULO FRANCÉS DE PROVIDENCIA

Publicada el 26/08/2015 por Juan Antonio Eymin

Primero fue el Baco, luego se unió Le Bistrot y recién abrió La Brasserie, tres restaurantes franceses que ofrecen excelente gastronomía a precios más bajos que sus similares.




Muchos de nuestros lectores deben mantener en su memoria los ya conocidos Oeufs en meurette y la Gallinita trufada, dos de los grandes éxitos del restaurante Ópera, que hace ocho años irrumpió con gran éxito en la escena gastronómica capitalina. El autor (importador de la receta) fue el francés Franck Dieudonné, que en esos tiempos llegaba a la capital tras un éxito sorprendente en Concepción, donde su restaurante Le Citron era una de las novedades de esa ciudad. Tiempo después se convirtió en el chef ejecutivo del hotel Radisson Plaza (hoy un flamante NH Collection) y tras un esporádico regreso a su inolvidable Ópera, se perdió de las pistas. Ya conocido por su trabajo, realizó una serie de consultorías (entre ellas la apertura del Entre Ríos, en Rengo) y últimamente colaborando con Sonja Ungar buscando aplicaciones para las producciones de trufas que tiene esta última en el sur de Chile.


Pero el bichito de tener un restaurante propio seguía en su cabeza y hace tres semanas abrió a un costado del Mall Vivo de Providencia La Brasserie, un lugar que estoy seguro se convertirá en fetiche de los amantes de la cocina campestre francesa, ya que ha dejado la sofisticación y el lujo de sus presentaciones con el fin de entregar platos sabrosos y de raigambre gala en un lugar que está abierto desde el desayuno hasta media tarde (por el momento). Con esta apertura, se forma en Providencia un verdadero triángulo de oro de la comida francesa, ya que junto al Baco y Le Bistrot trabajan conceptos gastronómicos similares y tienen propósitos muy definidos: buena comida, agradable ambiente y buenos precios, ¿Habrá que ser francés para entender que la gastronomía no hace millonarios de la noche a la mañana? 


El concepto brasserie se aplica acá como corresponde. Un lugar ameno, donde no importa la hora que sea para almorzar (y pronto cenar) una serie de platos de gusto francés donde la trufa estará siempre presente. - “No en todos los platos”, comenta Franck, “ya que la trufa no es del gusto de todos”. La inspiración viene del viejo continente, de las clásicas brasseries ubicadas a un paso de las  estaciones de trenes de Bélgica y especialmente Francia. En estos espacios, los comensales en su mayoría viajeros, encuentran comida casera, en un ambiente distendido, rápido, ideal para la espera del próximo tren.


Bonito, limpio, sencillo y barato. Es lo que en estos momentos se puede decir de esta brasserie que recién está ajustando todas sus piezas. Con individuales de papel y una terraza que anima a la conversación, es posible encontrar desde un desayuno a la minuta hasta un almuerzo ejecutivo, que por $6.490 ofrece plato de fondo con acompañamiento, postre, vino y café. Independiente a ello, una serie de platos con reminiscencias francesas como una excelente crema de ajo ($3.490), un Risotto de champiñones perfumado a la trufa ($4.590) o una Mechada Bourguignone con papas torneadas ($7.690).


Cuatro entradas, ocho fondos y tres postres que serán sensación para los que conocen “la mano” de Dieudonné. Una carta de vinos en construcción que permite vino en copas, ha animado a bastante público acercarse a este lugar. Luminoso y atractivo, la apuesta es entretenida e informal. En este caso no cabe una crítica completa ya que recién abrió sus puertas. Acá vale la intención y el conocimiento previo de que Franck Dieudonné sabe lo que hace y cómo lo hace. Y eso es una bendición.



La Brasserie

Dirección: Guardia Vieja 181, Providencia

Teléfono 2 3223 8468

 


(*) Juan Antonio Eymin es cronista gastronómico y fundador de Lobby, la primera revista  destinada al sector hotelero y gastronómico de Chile. En la actualidad sus comentarios pueden ser leídos en varias publicaciones. Su independencia le da la libertad necesaria para aconsejar a sus lectores, por eso donde va gusta destacar lo bueno y lo malo.





Comenta esta nota: