Home / De Viajes

NATALES PREMIADO

Publicada el 04/08/2016 por Carolina Freire

Alojamientos de lujo, gastronomía sabrosa, paisajes deslumbrantes nos hablan de una localidad al fin del mundo cada vez más sorprendendente. Una mezcla perfecta que premió el Circulo de Cronistas Gastronómicos y del Vino como el Mejor Destino del 2015.


Si hay que nombrar un destino en Chile que destaca por su belleza inmensurable y por estar preparado a la hora de recibir turistas ese es Puerto Natales, un lugar soñado en el extremo sur del mundo, más instruido y dispuesto a recibir visitas tanto nacionales como extranjeras, donde la oferta hotelera y gastronómica cada vez más se consagra como uno de las mejores del país.


Por eso no eso no es casualidad que el Círculo de Cronistas Gastronómicos y del Vino de Chile haya distinguido a la capital de Ultima Esperanza como el Destino Gastronómico destacado del año 2015 y que también el buscador de hoteles más grande del mundo, Trivago, lo haya escogido en su ranking nacional de reputación online como el segundo mejor destino del país, que establece que es donde los turistas se van más satisfechos.


Y claro los esfuerzos de los locales por hermosear la ciudad, subir el nivel en todo sentido y la constante promoción que tienen con Chile es Tuyo ha hecho que haya una alta demanda de pasajeros, que les ha permitido crecer también en capacidad hotelera porque Natales hoy es más que la puerta de entrada a la Octava Maravilla del Mundo. Además de las famosas Torres del Paine, la localidad cuenta con otros paseos hermosos como la navegación a los glaciares Balmaceda y Serrano por el Fiordo Señoret y Ultima Esperanza. Y una cocina sabrosa, que es parte de su turismo en desarrollo, con una Copa Gastronómica que realizan cada año para reafirmar que el lugar igualmente es un destino para saborear.


LA MAGINIFICA OFERTA HOTELERA

Si aún no visita Puerto Natales este es el minuto de hacerlo porque próximamente, en octubre, estrenarán aeropuerto y ya no será necesario volar hasta Punta Arenas. La ciudad es lindísima, la gente es amable y hasta no necesita mucho tiempo, sólo basta arrancarse un fin de semana para impregnarse de todos los atractivos de la región magallánica. Los alojamientos son de gran nivel, según el Sernatur de Magallanes hoy hay cerca de 890 diferentes tipos de establecimientos, un 11 por ciento más que el año 2014, que ha llevado a que incluso varios hoteles de lujo se instalen en el sector con varios ceros a su haber para un público selecto, que no escatima en gastos. Si de turismo superior hablamos ahí se ubican los establecimientos de Explora, Tierra Patagonia, Awasi y Río Serrano, con ubicaciones privilegiadas. Al mismo tiempo, otro que recomendamos y que deslumbra es The Singular, un exclusivo y lujoso alojamiento construido en el antiguo frigorífico Bories, que operó entre 1915 y 1971 y que fue el epicentro industrial de esa parte de la Patagonia. Este edificio es hoy Monumento Nacional Histórico y una maravilla de hotel con un museo que guarda todas las máquinas de la época victoriana. Este fue construido con materiales sustentables y premiado con certificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) por el US Green Building Council. Posee 54 habitaciones y 3 suites, un spa de clase mundial, dos restaurantes asesorados por el chef francés Laurent Pasqualetto, quien asombra con fantásticas preparaciones con productos frescos y locales acompañadas de una excelente carta de vinos. Si no aloja acá, dese por los menos el gusto de visitarlo. Vale la pena, le encantará. Cerca de acá está el Hotel Remota, que se ubica frente al mar, igualmente en las afueras de la ciudad, a unos 15 minutos caminando a la plaza del lugar. Tiene un diseño deslumbrante construido por el premiado arquitecto Germán del  Sol, con experiencia en hoteles ecológicos, quien se inspiró en las construcciones de las estancias de la zona. En su interior destacan los espacios amplios como también una colección de telares, mantas y ponchos antiguos de gauchos, mapuches y huasos. Cuentan con cerca de 72 grandes habitaciones, sin televisión porque acá la idea es la desconexión. Por esto implementaron salas de lectura, de música, descanso y meditación con agradables chimeneas y con una vista espectacular, que amenizan más aún. Hay reconfortantes espacios para los masajes y ni hablar de su exquisita piscina temperada y jacuzzis con vista al borde costero. Respecto a su comida buscan potenciar los productos regionales y de temporada que compran a pequeños productores como es la dinámica del sector. Si decidió hospedarse aquí no deje de subir al techo del hotel porque la panorámica que verá es por lejos uno de los grandes atractivos de los que pocos pueden disfrutar. La atención es de gran calidad y como la idea es desconectarse hay wifi sólo en las áreas comunes. En otra vereda, y a 3 kilómetros del centro, se encuentra el Hotel Altiplánico, un lugar que se mimetiza con el entorno gracias a los materiales naturales incluidos en su fachada exterior. El hotel, que está enclavado en la ladera de una colina, tiene su techo cubierto de pasto y los muros recubiertos de turba vegetal, lo que da una sensación de que el hotel está inserto dentro del faldeo de la colina, dándole una apariencia de estar enterrado en el jardín del lugar. En el interior la decoración es simple y acogedora buscando resaltar las vistas, por sobre el lujo, que son la belleza del lugar. Cuenta con 22 amplias habitaciones y dos reconfortantes hot tub al aire libre y con vista al Seno de Ultima Esperanza. También hay servicio de masaje, diferentes espacios para la lectura y una sala habilitada para ver películas y televisión. Acá el concepto es sentirse como en casa. Su bar y restaurante tiene una carta que es mezcla de inspiración peruana, chilena, francesa, y del lugar. Ya acercándonos al pueblo está Weskar, un acogedor hotel construido con madera de Lenga, que es un árbol nativo de esta parte del mundo. Su decoración es cálida y hogareña  acompañada de una gran chimenea que une, está ambientado con elementos naturales como telares de lana confeccionados a mano y maderas rústicas, que provocan una atmósfera de relajo, sin sofisticación ni lujos. Como Weskar está construido en altura usted podrá recorrer el sector por una pasarela de madera al aire libre y disfrutar de su apacible vista. También hay sala de lectura, bar, lounge y tres categorías de habitaciones. Ya en el pueblo y a media cuadra de la plaza se encuentra Natalino con una arquitectura innovadora y minimalista con concreto a la vista. Tiene servicio de snack bar con una oferta de sándwiches, pizzas y tablas. Y una gran piscina temperada con hidromasaje y vista panorámica. Además cuentan con gimnasio con máquinas de acondicionamiento físico, sala de masajes con distintas terapias para relajarse después de la llegada de alguna excursión. Acercándonos al borde costero y con una ubicación privilegiada, no deja de sorprender el edificio del Costaustralis, un antiguo hotel, el primero construido en la localidad en el año 1992. Cuenta con 74 habitaciones sobriamente decoradas perfectas para un descanso reparador y con todas las comodidades de un hospedaje de calidad. Sus señoriales instalaciones albergan un restaurante con platos tradicionales de la Patagonia y un amplio y excelente bar. A su costado, se encuentra el Indigo de la cadena Noi, que retomará sus servicios los primeros días de septiembre. Tiene un ambiente cálido con altos estándares de tecnología y sustentabilidad. Cada espacio cuenta con identidad propia, enfocado en captar las sutilezas de la naturaleza de la localidad. Las habitaciones no tienen escritorio para trabajar, está más bien ambientado para llegar a descansar. Su restaurante también destaca los sabores y productos de la zona con recetas tradicionales. Su spa es una maravilla que se ubica en el último piso del edificio con sauna y piscina con hidromasajes. Para culminar, cuando cae la tarde, un trago en el bar es un buen pretexto para ver la puesta de sol.


SU FORTALECIDA COPA GASTRONOMICA

Como todos los años y lo que nos convocó nuevamente a visitar Puerto Natales fue la Octava Copa Gastronómica, organizada por la Cámara de Turismo de Ultima Esperanza y el Sernatur regional. Un evento que enaltece, potencia y mejora la gastronomía de la zona, pues desde que comenzaron con esta iniciativa la calidad de su cocina ha dado un salto enorme, mejorado y poniendo en alto las preparaciones elaboradas con los productos de la Patagonia. Más peleado que en versiones anteriores, el jurado -compuesto por Pilar Larraín y Rodrigo Martínez del Círculo de Cronistas Gastronómicos y del Vino de Chile más el chef del restaurante Estró del hotel The Ritz-Carlton Marcos Rivas- tuvo que dirimir entre 13 platos de fondo y 5 postres participantes. En la ocasión, el primer lugar fue para el restaurante La aldea del chef Patricio Lehuede por su excelente preparación Trío en salsa de centolla con milcao. El segundo lugar fue para el restaurante El Caminante con el chef Erwin Pardo y su enjundiosa y sabrosa Viandita del obrero magallánico. Y en el tercer lugar el G Sushi recibió aplausos por la preparación del chef Camilo Silva con el plato Tritaki con carne de guanaco, cordero y salmón. Al igual que la mención especial que acogió al Café Cacique Mulato con su plato Caiquén patagónico con manzana y calafate. Esta edición contó con muchos platos buenos que vale la pena también destacar como el del Espacio Ñandú con su liebre con papas rústicas, el de La Pizzería la Guanaca, el Restaurante Entre vientos y el Café de pastas Kaikén, todos lugares que si está allá tiene que probar por sus propuestas innovadoras en la que utilizan ingredientes típicos de la zona como cordero, salón, centolla, merluza austral, calafate, ruibarbo, entre otros.


LAS NOVEDADES

Con días soleados y cielos despejados nos recibió en nuestra visita la región magallánica, pues producto del cambio climático hay de 3 a 5 grados de diferencia de temperatura más alta que otros años. Aunque suene paradójico, los días están exquisitos y perfectos para salir de paseo. Los visitantes son los más entusiastas, ya que muchas veces por el frío y la lluvia no se puede disfrutar de la belleza del paisaje. Los lugareños comentan que ha crecido el turismo nacional y que el 70 por ciento de las personas que hoy llegan a Natales son chilenos, en oposición a antes que eran más extranjeros. Si bien las llamativas y potentes Torres del Paine son las reinas del lugar, la navegación a los glaciares es otra increíble alternativa de paseo. El zarpe, en un barco acondicionado, es a las 08.00 de la mañana desde Puerto Bories con una atractiva ruta náutica por los fiordos Ultima Esperanza y Señoret. Acá se puede tener avistamiento de cormoranes (pájaros parecidos a los pinguinos), cóndores y lobos marinos y a los fantásticos glaciares Balmaceda (2.035 metros de altura) y Serrano, donde después de 3 horas de recorrido por una escenario despampanante el buque atraca en el Puerto Toro. Es momento de estirar las piernas y caminar junto a varios extranjeros por el Parque Nacional Bernardo O´Higgins. Acá podrá fotografiarse cerca del glaciar Serrano y respirar aire puro. De regreso, el viaje lo acompañará con un vaso de whisly con hielo milenario. La próxima parada es la Hostería Monte Balmaceda, que provee de almuerzo a los visitantes con un banquete que obviamente contempla mucho cordero. La llegada a puerto es a las 18.00. Hay tiempo de pasar por el hotel, cambiarse ropa y volver a salir a disfrutar de las bondades. No olvide ir a probar la carta del restaurante ganador La Aldea, que por lo demás tiene una excelente carta de vinos con ejemplares de autor. Dese una vuelta por el nuevo restaurante Santolla construido entre contenedores con un llamativo y lindo mobiliario. Aquí, por supuesto, la estrella de la casa es la centolla en todas sus versiones. También tienen ostiones, choritos y cordero magallánico. Otra de las propuestas interesantes que Natales ofrece es Ancestros de la Patagonia, una puesta en escena con danza y teatralidad, que rememora a los Selknam, un pueblo indígena que habitó por más de diez mil años en tierra del Fuego, con una cocina inspirada en la gastronomía de esta etnia. Y si aún hay tiempo para el lado dulce, la Crepería es otro buen punto de encuentro para arrancar del frío.

Ya ve así es Natales, un destino que tiene fuerza y que cada vez es más complaciente con el turista, un lugar maravilloso al que a uno le gustaría visitar por lo menos una vez al año.


DIRECCIONES

Hotel Singular: Km 5, 5 Norte S/N, Natales.

Hotel Remota: Ruta 9 Norte, km 1.5. Puerto Natales.

Hotel Altiplánico: El Huerto 282, Puerto Natales.

Hotel Weskar: Huerto 274-B, Puerto Natales.

Hotel Natalino: Calle Eberhard 372, Puerto Natales

Hotel Costaustralis: Pedro Montt 262, Puerto Natales

Hotel Noi: Ladrilleros 105, Puerto Natales

Restaurante La Aldea: Barros Arana 132, Puerto Natales

Restaurante El Caminante: Miraflores 601. Puerto Natales

G Sushi: Eberhard 169, Puerto Natales

Entre Vientos: Magallanes 247, Puerto Natales

Café Kaikén: Baquedano 699, Puerto Natales

Café Cacique Mulato: Phillipi 600. Puerto Natales

Espacio Ñandú: Calle Prat 200, Puerto Natales

Restaurante Santolla: Magallanes 73 B, Puerto Natales

Crepería. Manuel Bulnes 358, Puerto Natales



Comenta esta nota: