Home / De Viajes

ALTO COLCHAGUA INEXPLORADO (I PARTE)

Publicada el 21/04/2016 por Carolina Freire

Los que lo conocemos sabemos de su belleza natural excepcional, un escenario salvaje y único, que contempla bellos bosques, una potente cordillera, ríos, termas y un cielo despejado. Un sector cautivante con un turismo que toma vuelo.


 

Un lugar casi desconocido para muchos es el Alto Colchagua, un tramo a veces algo inhóspito pero que encanta. Si le suena familiar, le aseguro que es porque lo ha escuchado mencionar por la famosa película Viven, que protagoniza la tragedia que involucró a unos rugbistas uruguayos que cayeron en su avión en plena montaña y que fueron salvados gracias a la ayuda de un lugareño. Este territorio se ubica a tan sólo dos horas y media de Santiago, de San Fernando hacia la Cordillera y es lejos el mejor lugar para desconectarse. Acá usted podrá encontrar full naturaleza agreste, actividades de pesca y cabalgata, cristalinos ríos, diversos senderos, un cielo azul pocas veces visto, una cordillera prominente, sabrosa cocina casera, lodges, viñas, curativas termas y, por sobre todo, tranquilidad. La zona está compuesta por diferentes y pequeños pueblos como Puente Negro, donde es famosa por sus pollos a la greda, la tradicional Hostería Casa de Piedra. Luego viene Las Peñas, La Rufina, Sierra Bellavista y por último, casi en la frontera con Argentina, Las Termas del Flaco. Fuimos en un recorrido por la montaña para recomendarle algunos datos imperdibles. 


SHANGRI-LA, UN OASIS EN MEDIO DE LA CORDILLERA 


El Lodge Shangri-La se ubica entre Puente Negro y Las Peñas, a 25 minutos de San Fernando, en un hermoso santuario natural con avistamientos de búhos, loros Tricahue, garzas y otras aves. Cuenta con siete acogedoras cabañas para dos y hasta nueve personas. 


El lugar, mágicamente bello y situado junto al Río Claro, en medio de un bosque de altos árboles fue descubierto, en los años 50, por un arquitecto ruso llamado Boris Krivoss mientras realizaba un paseo de pesca. El hombre se empecinó con el lugar y construyó ahí su refugio, que bautizó con el nombre de Villa Shangri-La, ya que la montaña, el río y la paz le recordaron una antigua leyenda tibetana que habla sobre la existencia de un lugar mítico en el mundo, en donde uno puede llegar a armonizar la mente y el espíritu. Y tal cual, uno acá puede relajarse por completo, disfrutar del paisaje, bañarse en los pozones, leer un libro o sólo dormir. 


Años después, ya en los 80, el ruso decidió vender el recinto con la condición de mantener su cabaña para alojar. Ahí la familia Carvallo Ocampo tomó las riendas de este privilegiado oasis siguiendo el legado de Boris para mantener ese pequeño paraíso que él tanto amaba. Gustavo Carvallo, uno de los hijos, es quien administra estas cómodas cabañas full equipadas con refrigerador, parrilla en la terraza y cocina, pero si no quiere cocinar, el Shangri-La también cuenta con un rico restaurante campestre a cargo de la autodidacta Solange Courtin, con gastronomía chilena que rememora los platos de su abuela. Ella elabora preparaciones con buenas composiciones, contundentes y sabrosas, con sabores muy en sintonía con el entorno del lugar como el salmón en costra de té y canela, acompañado de espárragos grillados más puré de betarraga y zanahoria. Otro destacado es su pollo con acelga y arroz con palitos o el sabroso lomo grillado con jamón ahumado, champiñones y corazones de alcachofa. Junto al pan amasado usted podrá saborear un muy bien hecho pebre de mango o una buenísima berenjena en escabeche. En temporada estival infaltables son las humitas y por supuesto, el tradicional charquicán. Además su marido, Waldemar ameniza con exquisitos corderos al palo junto a la fogata que une a los turistas que están alojados. 


Entre las actividades que se pueden realizar hay trekking, pesca con mosca para sacar truchas, cabalgata y distintas expediciones que lo llevan al corazón de los Andes. También un panorama delicioso es disfrutar de su hot tub o un reponedor masaje de relajación. Sea parte de las proyecciones de películas o musicales que efectúan a la orilla del río. Puede jugar taca taca o simplemente disfrutar mirando el cielo despejado con una copa de vino en la mano. Además, en Shangri-La tienen unos domos para hacer distintos eventos privados o reuniones de trabajo. Más info en shangrila.cl. Por otro lado, si no tiene suerte de encontrar disponibilidad, muy próximo podrá encontrar el lindo Lodge Tumuñan con pocas habitaciones y atendido por su propios dueños, un simpático inglés y su mujer, instalados hace ya varios años en ese pacífico lugar. tumunanlodge.com 



ARTICULOS RELACIONADOS:

ALTO COLCHAGUA INEXPLORADO (II PARTE): VIÑA SIERRAS DE BELLAVISTA

ALTO COLCHAGUA INEXPLORADO (III PARTE): LAS TERMAS DEL FLACO




Comenta esta nota: